FIESTAS DE LILLO: LOS CRISTOS DE 1935.

20.05.2016 18:47

    Hace pocos días celebramos los lilleros y forasteros que han tenido a bien visitarnos las fiestas en honor de nuestro patrón el Santísimo Cristo de las Injurias, pero hoy no hablaremos de las fiestas recientes sino de las que se celebraron en 1935.    

    En aquel año las fiestas patronales en honor al Santísimo Cristo de las Injurias o “Los Cristos” como decimos los lilleros se celebraron los días 2 (víspera), 3 (día del Cristo) y 4 (día del Cristillo) de Mayo. Como podemos ver duraron tres días frente a los cinco que duran actualmente.

    El programa fue el siguiente:

    El día 2 hubo vísperas, miserere y fuegos artificiales.

    El día 3 por la mañana se celebró el sermón predicando Don Antonio Gutiérrez Criado, profesor del Seminario de Toledo. En la procesión de la noche acompañaron al Cristo numerosos fieles del pueblo y de los pueblos cercanos.

    Ese mismo día por la tarde se celebró una novillada con toros de la ganadería  salmantina de Don Pedro Hernández, actuando el diestro Manolito Serrano, que fue muy aplaudido.

    Todos estos actos, así como los conciertos de las tardes y las noches fueron amenizados por la banda de música del Colegio general provincial de Toledo, con cornetas y tambores, bajo la dirección de su maestro Don Mariano Fernández, siendo muy aplaudidas todas sus actuaciones.

    Todos los festejos se desarrollaron con total armonía y cordialidad.

    Recordemos que en aquel momento el alcalde de Lillo, encargado de organizar las fiestas, era Don Venancio Lozano y la población era de unos 3.700 habitantes aproximadamente.

    (Información obtenida de El Castellano del 8 de Mayo de 1935)               

    El predicador Don Antonio Gutiérrez Criado (Toledo 1896 – Cerro de los Ángeles 1936) fue ordenado sacerdote el año 1919. Capellán del Cuerpo Eclesiástico de la Armada tuvo su destino en Cartagena entre los años 1925 y 1931. En 1931 regresó a Toledo ocupando el cargo de consiliario diocesano de la Juventud de la Acción Católica. Estando ocupando este cargo así como ejerciendo de profesor en el Seminario de Toledo vino aquel año de 1935 a Lillo para predicar en el sermón del día del Cristo.

    El novillero Manolito Serrano alcanzo cierto renombre en el ambiente taurino de la época llegando a torear en plazas importantes de nuestro país como Zaragoza (1936) o la Línea de la Concepción (1939).

 

Volver

Contacto

BLOG: HISTORIA DE LILLO (TOLEDO).

© 2014 Todos los derechos reservados.

Haz tu página web gratisWebnode